El hombre, de 53 años, permanece internada en estado desesperante: "La sangre no coagula", manifestó Gladys su mujer. La víctima es Sergio "Chasca" Sepúlveda, un tachero célebre entre sus compañeros, porque lleva 25 años recorriendo las calles de la ciudad neuquina de Cipoletti.

Atacan a taxista con un gancho de carnicero: está gravísimo

Un taxista fue herido gravemente en el cuello con un gancho de carnicero por un pasajero que intentó asaltarlo en Neuquén, en un hecho que movilizó este viernes a sus compañeros ante la posibilidad de nuevos episodios de inseguridad.

"Si no salimos a trabajar, no comemos. Estamos esperando que la Justicia se haga presente y que esa persona no siga matando?, manifestó Gladys, la esposa del taxista que fue asaltado y atacado con un gancho de carnicería en Villa Ceferino.

El chofer, de 53 años, que vive en la ciudad rionegrina de Cipolletti, permanecía internado en estado desesperante en el hospital Castro Rendón mientras sus compañeros se movilizaron ante la posibilidad de nuevos hechos de inseguridad.

Sergio ?Chasca? Sepúlveda es un hombre muy conocido en el ambiente de los taxistas de Cipolletti porque lleva 25 años trabajando en las calles de la ciudad.

El miércoles por la noche levantó un pasaje y, en forma inicial, no tuvo sospechas sobre el pasajero. Sin embargo, según indicaron fuentes policiales, el taxista, que forma parte de la base Servitaxi, habría observado algo extraño y alertó a sus compañeros, quienes se comunicaron con la Policía Caminera.

Sepúlveda atravesó el puente carretero y ya en el barrio Villa Ceferino fue atacado por el pasajero. El chofer fue sorprendido desde el asiento trasero por el delincuente quien lo abordó por el cuello con un gancho de carnicero mientras le exigía el dinero de la recaudación y la billetera.

De acuerdo con el comisario inspector Cristian Búcolo, ?tras un forcejeo el chofer recibió una herida en la garganta, y el ladrón se dio a la fuga sin llevarse ninguna pertenencia de la víctima, que con sus últimas fuerzas, logró llegar hasta un sitio donde había un control policial?.

La herida provocada por el asaltante fue muy grave y motivó una inmediata intervención quirúrgica. Aunque Sepúlveda reaccionó bien, en la tarde del jueves volvió a presentar una recaída y los médicos analizaban la posibilidad de realizar otra operación. ?Está complicadísimo, la sangre no está coagulando?, reveló Gladys.

Más allá de la preocupación por la salud de su esposo, Gladys reclamó que la Justicia neuquina se movilice con celeridad para identificar al atacante. La mujer aclaró a LM Cipolletti que ?no hay nada? sobre la investigación y apuntó que sólo pudo hablar con un funcionario policial luego del hecho. En tanto, desde la Policía de Neuquén se indicó que el arma utilizada fue secuestrada.